Entrenador de Fútbol Sala. "La ilusión es el camino del éxito"

Blog personal


A las cosas hay que llamarlas por su nombre
César Currupipi el 29-09-2017, 03:08 (UTC)
 Bueno, hoy volveré a hacer pública una reflexión personal, que para eso, entre otras muchas cosas, está esto de las redes sociales.

Hace unos meses comunicaba que las Escuelas Deportivas Municipales de La Zubia no me renovaban con el equipo sénior femenino de fútbol sala de Primera Andaluza tras seis años en el cargo. Para este año me designaron un prebenjamín de iniciación, equipo que no jugaba competición federada. Por suerte o por desgracia, fueron varios los clubes que se interesaron en mí y varios proyectos los que se me presentaron, probablemente sin merecerlo, pero siempre se agradece.

Ayer, firmé la baja definitiva con las Escuelas Deportivas de La Zubia. Antes de explicar los diferentes motivos, quiero dejar claro que han sido seis años maravillosos. Que sólo tengo palabras de agradecimiento a todos mis compañeros y compañeras de las Escuelas a los que deseo que todo les vaya genial en el futuro, y mucho más para el que ha sido el coordinador de las escuelas durante todos estos años, que ha apostado fuerte por el proyecto del equipo femenino y que todo lo que ha estado en su mano lo ha dado para que el equipo funcionara bien, y que siempre nos ha tratado a todos los monitores de la mejor manera posible y ha dado la cara por todos nosotros.

Una vez dicho esto, no puedo irme sin expresar lo que siento:

Hace ya un año, el actual concejal de deportes de La Zubia, junto con su coordinador de fútbol (no es el mismo que el coordinador de deportes), ya me dejaron caer que no me volverían a dar las niñas (probablemente el equipo no estaba trabajado bien). Durante todo el último año me convocaban a reuniones que supuestamente eran para todos los monitores, en las cuales se cuestionaba constantemente el funcionamiento del equipo. Curiosamente, esas reuniones no se hacían con nadie más y, curiosamente, no los he visto a ninguno de los dos venir a ver un solo entrenamiento ni un solo partido del equipo femenino, difícil manera de saber si el equipo trabaja o no trabaja bien.

Cuando comuniqué a través de mi perfil de Facebook que no me habían renovado con el equipo de las niñas (equipo que había formado yo íntegramente, además del equipo filial), tanto por whatsapp como en las redes sociales recibí numerosos mensajes de apoyo, y mensajes que no veían justa esa decisión. En ese momento el actual concejal de deportes me escribió al whatsapp diciendo que “había enfadado a los de arriba” escribiendo esa publicación. Dicha publicación la podéis ver en mi perfil de facebook, y podréis comprobar que no pone absolutamente nada negativo en contra de ninguna persona y de ninguna decisión.

Cuando acepté venir a Albolote Futsal (cargo que podía ocupar al no estar federado en La Zubia), la inmensa mayoría de las jugadoras, tanto del primer equipo como del filial, tomaron la decisión de sumarse también a este nuevo proyecto. Cuando La Zubia (y esto si que es verdad que me dio pena) renunció a su plaza en Primera Andaluza, escribí en este blog personal acerca de esto, culpando claramente a dos personas, que con sus decisiones habían conseguido eliminar el fútbol sala femenino de La Zubia. Dicho escrito lo podéis leer en la entrada anterior "crónica de una desaparición anunciada".

Pues curiosamente un día después de eso, deciden que van a federar al equipo de iniciación que me habían dado. Su mensaje era claro: “o estas con las niñas en Albolote o estás aquí”. La decisión más fácil de mi vida: “ESTOY CON MIS NIÑAS”.

Y esto es fácil de decidir. Dos años llevamos con una situación incómoda donde dos personas no te dejan hacer tu trabajo, dos personas que han provocado que las niñas de La Zubia tomaran la decisión de marcharse después de defender al equipo del pueblo durante años dejándose el alma cada día, dos personas que, no me queda otra que reconocer, han conseguido su objetivo, que triste. Dos personas que desde que están a cargo de las escuelas (y esto no deja de ser mi opinión personal) cada vez funcionan peor las cosas, cada vez más niños y niñas del pueblo que deciden irse a otros lugares gracias a la gestión actual, cada vez cuesta más sacar equipos donde años atrás La Zubia era competitiva y sacaba dos equipos por categoría. Una gestión que está haciendo que el nivel de las escuelas, deje mucho que desear, y no me refiero a nada que tenga que ver con el resultado de un partido. Ahora además, ante las numerosas críticas recibidas durante las últimas semanas, han creado una escuela de fútbol sala femenino donde dicen textualmente: “La Zubia apuesta por el fútbol sala femenino”. Si, primero se “cargan” un proyecto consolidado, y que mejor que un buen lavado de imagen, creando unas escuelas desde cero (ojalá salga bien y pronto veamos jugar de nuevo a las niñas de nuestro pueblo jugar a fútbol sala)

Hoy por hoy, este mes que llevo en Albolote Futsal, me ha hecho ver que es la mejor decisión que he tomado, un club abierto, trabajador y volcado con el fútbol sala y el fútbol sala femenino. Un club que te deja trabajar y te ayuda a que el trabajo sea lo mejor posible, un presidente que apuesta por un proyecto y va hasta el final con él, un club con valores, un club que en sólo un mes me ha demostrado todo lo que vale, y más aún, que me ha demostrado lo que no valen otras personas a cargo de otras escuelas, que no están preparadas para ello.

Por suerte o por desgracia, hasta hoy me siguen llamando de muchos equipos, y hoy tengo más claro que nunca que a todos nos valoran más fuera que en nuestra casa.

Seguramente me deje muchas cosas por el camino, y seguramente muchos de los que leéis estas líneas pensaréis que es poco elegante escribir esto. Yo también lo he pensado, pero también he pensado que durante dos años, y especialmente este verano, he sido demasiado elegante con gente, con dos personas, que lo único que no se merecen, es elegancia por mi parte.
 

Crónica de una desaparición anunciada
César Currupipi el 11-08-2017, 12:16 (UTC)
 Tras catorce años de fútbol sala femenino en La Zubia, la historia de este equipo, tristemente, llega a su fin. Al menos esta temporada que ahora comienza.

Catorce años, tres entrenadores/as, más de una decena de personas que en algún momento han estado ayudando desde el cuerpo técnico y, lo más importante, más de sesenta jugadoras que han pasado por el Atlético La Zubia FSF, y que, todos juntos, han logrado que cada día y cada temporada el equipo fuera mejor en todos los aspectos.

Tras una primera fase de creación y de cimentación, una de consolidación y la última de buena competición, se acaba con tantos años de un plumazo.

Me pregunto cuáles son los motivos que han llevado a esto, sabiendo perfectamente la respuesta. Y no sería elegante decirlo exactamente como lo pienso. De modo que lo expresaré de la manera que mejor sepa.

Es una pena, que tantos años de trabajo, de lograr objetivos, de formar una familia que la temporada pasada contó con con casi treinta jugadoras, se pierdan de este pueblo; que todo el nombre que el Atlético La Zubia había conseguido por su trabajo en el panorama de este maravilloso deporte, desaparezca.

Una pena que personas que ocupan puestos que le vienen demasiado grandes, personas que se dejan llevar por la envidia de lo que consiguen los demás, personas que sólo ponen piedras en el camino a todas las iniciativas para que estas chicas puedan hacer el deporte que más les gusta en un mundo que va demasiado lento hacia la igualdad, que ponen incluso trabas a la creación de equipos filiales que dieran duración en el tiempo al proyecto... se hayan cargado en muy poco tiempo lo que casi un centenar de currantes han logrado con su trabajo en muchos años.

Los primeros doce años no nos faltó nada. Y las dos últimas temporadas, las primeras de la historia del Atlético La Zubia FSF en autonómico, en las que más había que apoyar el proyecto, más había que arrimar el hombro, más habia que apoyar iniciativas a favor de las chicas, es cuando han llegado estas nuevas personas y más piedras han puesto en el camino hasta conseguir su objetivo.

Esta situación me da mucha impotencia, coraje, rabia, pero sobretodo pena, mucha pena. Y es que las personas que lo han echado todo por la borda se lavarán las manos, pero siempre tendrán las manos sucias.

Siempre nos quedará a todas las personas que hemos pasado por aquí el orgullo de haberlo hecho todo de la mejor manera, el orgullo por el trabajo y el orgullo de haber trabajado por este equipo, este escudo y esta camiseta. Yo me siento muy orgulloso de haber estado nueve de los catorce años, de haber estado seis al timón de este barco, de todo el tiempo y trabajo dedicado y de todos los logros deportivos y extradeportivos conseguidos.

Este es mi pensamiento, como persona libre. Habrá personas que no estén de acuerdo o que no les guste leer esto, pero esta es mi verdad, y la verdad a veces duele escucharla.
 

Nueva etapa: CD Albolote Futsal, un gran proyecto
César Currupipi el 28-07-2017, 01:49 (UTC)
 Este verano, las sensaciones encontradas se han sucedido constantemente. La próxima temporada estaré al frente del Albolote Futsal, en Primera Andaluza, club al que quiero agradecer la confianza en mí y en este nuevo proyecto que presentamos.

Primeramente, la sensación de nostalgia, de pena, de injusticia tal vez, y de miedo ¿por qué no? Y es que han sido nueve años en el 11 de marzo de La Zubia, en mi casa, en mi pueblo, demasiados años, quizás, dándole vida al proyecto del Atlético La Zubia. Ciento cuarenta y dos partidos oficiales, miles de momentos, miles de alegrías, muchas personas, muchas risas, algunas lágrimas (de alegría), algo difícil de expresar con palabras. Se hará raro no bajar esa escalera y recorrer esos pasillos que dan acceso a la pista, tres o cuatro veces por semana.

Pero las segundas sensaciones hacen que las primeras sean fáciles, que se superen con rapidez, y que sea capaz de convertirlas en buenos recuerdos y experiencias para el futuro. Son las sensaciones de la ilusión ante lo desconocido, las ganas de probarse a uno mismo en un nuevo lugar, con nuevas personas, con nuevos retos y nuevas metas. El entusiasmo por hacer de todo lo nuevo tu nueva casa y empezar a trabajar para dar al nuevo club, al nuevo pueblo, lo mejor de uno mismo.

El fútbol sala, como la vida, son etapas. Mi etapa en el Atlético La Zubia concluye, con un buen trabajo creo; y empieza una nueva etapa, en la que si no olvido de donde vengo, aprendiendo de todo lo vivido, y siendo consciente todo lo que me queda por aprender, seguro que será tan buena, y mejor, que la anterior.

Con la ilusión por las nubes, las expectativas al máximo, y la fuerza para dar de mi lo mejor, comienza mi etapa en el Albolote Futsal.
 

Nada es eterno: adiós a La Zubia
César Currupipi el 17-07-2017, 02:16 (UTC)
 Hace unos días que he puesto fin a una etapa de mi vida que ha durado nueve años, y es que desde el 21 de junio ya no soy el entrenador del Atlético La Zubia FSF, una decisión que han tomado de manera unilateral la Coordinación de Deportes de La Zubia junto con el actual Concejal de Deportes del Ayuntamiento de La Zubia. Finaliza así una etapa que he disfrutado cada día y que tanto me ha dado, muy especialmente a nivel personal.

Lo primero quiero dejar claro que respeto la decisión que la coordinación de deportes del Ayuntamiento de La Zubia ha tomado, pues buscará lo que considera mejor para el equipo. Y agradecer también la oportunidad que me dieron hace años de liderar este proyecto, y todo el apoyo que han dado al equipo todos estos años.

Quiero agradecer a cada una de las jugadoras que han pasado por el equipo durante estos nueve años y que han aportado su grano de arena para el buen funcionamiento del equipo. A su vez a todas las personas que han formado parte del cuerpo técnico y que tanto me han ayudado. Y agradecer también a todas las personas que han estado a mi lado y al lado del equipo apoyando y ayudando en todo momento.

Quiero desear al equipo la mayor suerte y los mayores éxitos en el futuro, y que todo el trabajo y dedicación de tantas personas hasta el momento no se pierda.

Dejo miles de momentos que han sido parte de mi vida, y me voy con la conciencia muy tranquila de, con mis errores y mi aciertos, haberme vaciado cada día y haber dado todo lo que he sabido y podido por el equipo, para que todas mis jugadoras hayan tenido todo lo que estaba en mi mano, y que el Atlético La Zubia FSF fuera cada día mejor y cada día más conocido y reconocido.

Ha sido un placer y un orgullo estar nueve años en este equipo, y muy especialmente haberlo compartido con tantas y tantas personas que tanto me han aportado a nivel personal, y llevarme de aquí un gran numero de personas que son y serán amigas para siempre.

Venimos muchos años defendiendo que la ilusión es el camino del éxito, y venga lo que venga ahora, tocará afrontarlo con toda la ilusión del mundo.
 

Los padres en el deporte
César Currupipi el 11-07-2016, 03:03 (UTC)
 Sin lugar a dudas, una de las lacras que más pesan en el deporte base o en el deporte no profesional es la afluencia de padres –entiéndase padres y madres- cuyo comportamiento únicamente invita a que esos pequeños deportistas no disfruten del deporte que practican, padres ambiciosos en lo deportivo que piensan que tienen en casa algo nunca visto, niños fuera de serie...

¿Qué otro objetivo como padre, decirme, hay que buscar en el deporte para un niño que no sea su diversión? Está claro que hay que mirar por la formación en el deporte concreto, el aprendizaje de hábitos y valores, pero eso ya es tema de los monitores/entrenadores. En el deporte base, si el niño no es feliz, o si el niño no se divierte, entonces ni avanza ni querrá seguir mucho más tiempo practicándolo.

Esos padres que en casa meten presión en lugar de hacer ver la competición como una diversión. “Hay que ganar”, “hay que meter goles”, “hay que jugar en mejor categoría”… y el único “hay que…” que debe decir un padre es “hay que disfrutar”. Si quieres una estrella, entrena tú; mientras deja que tu hijo disfrute.

Los padres de las gradas. En lugar de estar en la grada criticando todo, a compañeros del niño que tienen menos nivel, al entrenador, al delegado, al monitor, al árbitro, todo esto de manera no constructiva, como padre, dedica tu tiempo a animar a tu hijo, y que lo único que perciba él desde el campo sea apoyo, y no presión ni tensión.

Recuerda que eres su padre y no eres su entrenador, no pierdas el tiempo dando instrucciones desde la grada, sólo perjudicas. No pierdas el tiempo pidiendo desesperado "mete a este y quita a aquel", es el entrenador/monitor el que ve el esfuerzo y el trabajo de cada niño en cada entrenamiento y, por tanto, el único capacitado para tomar esas decisiones.

A ver si todos nos vamos concienciando que en el deporte base, o en el deporte no profesional, el objetivo que debemos tener para nuestros hijos es que se diviertan, que se relacionen con los demás, que aprendan valores y hábitos de equipo, y que ese es el único camino para crecer en todos los aspectos, especialmente como persona, que es lo más importante.

Y si el niño es bueno, y puede llegar lejos, deja que sea su decisión, y que sea él el que vaya escogiendo su camino, aunque se equivoque, porque lo importante no es donde puede llegar a jugar, es lo feliz que sea practicando su deporte favorito esté donde esté.

Pero lo más cierto, es que los valores también vienen de casa, si en casa no hay valores…
Y a nivel personal, por suerte o por desgracia, he visto ya demasiadas estrellas estrelladas en el camino y que terminan tirando la toalla tras perder toda ilusión, muchas de ellas por culpa de padres ambiciosos que en ningún momento se han parado a pensar en la felicidad de sus hijos, y eso, creedme, es muy triste.
 

Una gran experiencia
César Currupipi el 06-05-2016, 16:47 (UTC)
 Selección de Fútbol Sala Femenino de la Universidad de Granada.

Durante esta temporada he tenido el privilegio y el orgullo, junto a mi buen amigo Tato, de poder dirigir la Selección Universitaria de Fútbol Sala Femenino de la Universidad de Granada. No era la primera vez que estaba con esta selección, pues ya la temporada anterior pude disfrutar de esta experiencia como delegado de Juan Carlos Pérez, pero si es cierto que este año he disfrutado realmente y en primera persona de este equipo.

Desde que comenzamos las pruebas de selección en el mes de febrero, he tenido mucha ilusión, a la vez que una sensación de responsabilidad, y tenía un objetivo claro: disfrutar e intentar ser justo con el trabajo. Tras venir más de treinta jugadoras a las pruebas de captación que duraron varios entrenamientos, tuvimos que realizar una preselección de dieciocho jugadoras. Cierto es que, como suele pasar en estos casos, hubo críticas hacía esta lista, tales como “que siempre se lleva a las mismas”, o “se lleva a las que le caen bien”, etc.

Ante esto, sólo puedo decir, que en esta preselección de dieciocho jugadoras, tan sólo siete estaban el año pasado, y que de esas siete, dos estaban en las reservas la campaña anterior. Además, alguna de estas siete que “repetían” no entraron en la lista del Campeonato de Andalucía ni de España, sólo en la preselección. Por tanto no comparto eso de que han ido convocadas las mismas de siempre. Además, si una cosa teníamos clara, es que nos era indiferente la categoría en la cual jugaran las jugadoras en sus clubes, pues han venido tres jugadoras de categoría provincial, o tres de categoría andaluza, incluso alguna que no compite federada siquiera.

Nuestro objetivo era claro, crear un buen grupo donde la competición fuera dependiente de la diversión y donde todas tuvieran que ir en la misma línea. Este tipo de selecciones son para disfrutar, aprender de otras personas, conocer nuevas compañeras y poder hacer amigas, y con todo eso, poder competir de la mejor manera posible.

Nos presentamos en el Campeonato de Andalucía con nuestros objetivos claros, y además con la intención de dejar la imagen de la Universidad de Granada lo más alto posible. No pudo ir mejor, en los cuartos de final ganamos a Sevilla de forma clara, la semifinal con Almería, que fue dura, se solventó claramente a favor de las nuestras, y la final con la Universidad de Cádiz se resolvió con un claro cinco a uno, proclamándose así Granada campeona de Andalucía. A pesar de haber pasado excelentes jugadoras y excelentes técnicos, los últimos años se había resistido siempre este torneo.

Gracias a ese campeonato, hemos podido disfrutar del Campeonato de España, una experiencia que la llevaré siempre conmigo y la recordaré con cariño y emoción, pues ha sido una de las experiencias más bonitas que me ha regalado el fútbol sala.

Un Campeonato de España que me ha dejado tres días de convivencia con personas maravillosas, y que me ha permitido conocer un poco más a personas que eran conocidas y poder disfrutar con ellas, dentro y fuera de la pista.

Nos hemos vuelto terceras de España, con una medalla de bronce que puedo decir que pesa porque lleva consigo infinidad de grandes momentos, y que cada vez que la mire recordaré todas las experiencias vividas este año con la Selección de Fútbol Sala Femenino de la Universidad de Granada.

Ha sido un orgullo y un gran placer trabajar, junto a Tato, con todas estas jugadoras. Mañana seguiremos siendo rivales con nuestros equipos, y seguiremos saliendo a la pista con la rivalidad que debe haber, pero fuera de la pista todos y todas hemos ganado un poquito más, y por eso, sólo por eso, todo esto ha merecido la pena.

Agradecer a Tato todo, su trabajo conmigo en esta Selección, su humildad, su compañerismo, su templanza y su sabiduría, porque creo que hemos hecho un buen trabajo juntos; a Natalia todo su trabajo y ayuda en los entrenamientos con las porteras; a la Universidad de Granada por darnos esta oportunidad maravillosa; a Rubén Sánchez por ser uno más de esta expedición y todo su apoyo y ayuda en ambos campeonatos; y especialmente a todas ellas, las que han logrado ser campeonas de Andalucía y terceras de España, las que han jugado espectacularmente y se han dejado el alma en la pista, a María, Ana, Roxan, Patri, Marta, Noe, Desi, Bárbara, Neli, Ceci, Aitana, Mirella, Cristi, Rei y Chandi, gracias por haber trabajado genial, por haber formado un grupo sano y divertido, gracias por haber jugado a un gran nivel, gracias por la comprensión, por la motivación y por las ganas que le habéis puesto a todo esto. Me llevo lo mejor de cada una de vosotras.

Y terminar estas líneas recordando lo que me he repetido tantas veces estos meses, el objetivo del fútbol sala es disfrutar, cuando disfrutamos es cuando realmente aportamos todo lo que podemos dar al equipo, y creedme que, con todos mis aciertos y errores, o cosas que podrían haberse hecho mejor por mi parte, me voy satisfecho y con la conciencia tranquila, porque esta Selección ha disfrutado, y mucho.
 

<-Volver

 1  2 Siguiente ->